Tienes alguna duda?
Loading...
Loading...
Loading...

VACACIONES BURBUJA SOBRE RUEDAS

VACACIONES BURBUJA SOBRE RUEDAS

Vacaciones en familia durante la COVID-19

Autor: Montse Rigall
Perfil de Instagram: @montserratrigall
Destino: Cardona, Garrotxa i Cadaqués
Modelo: Autocaravana perfilada CARADO T334
Después de un par de experiencias fantásticas (la primera en el Delta del Ebro y la segunda en Navarra) en autocaravana nos hemos decidido a convencer otra familia y lo hemos conseguido.

La ruta propuesta de inicio debe estar limitada al área geográfica de Cataluña con motivo de la pandemia por la Covid19. Así pues, nuestra propuesta pasa por recorrer nuestro pequeño país por el norte en cuestión de 5 días.

CASTILLO DE CARDONA

Hemos arrancado la ruta dirección Cardona donde hemos dormido en el aparcamiento del Parador Nacional de Turismo. Desde allí las vistas son magníficas y como no hemos sacado ningún elemento de acampada, hemos podido dormir sin problemas. Al día siguiente, después de decir visitar de manera gratuita en el Castillo de Cardona, nos hemos dirigido hacia el Santuario de Queralt, en Berga. Pero antes, hemos hecho parada para comprar pan en uno de los hornos de pan de leña que hay a pie de carretera. Una vez aparcados sin problemas al pie del Santuario, hemos subido las escaleras hasta llegar al mirador de la Cueva de la Troballa ( El Hallazgo). Las vistas merecen la pena y, si además, el tiempo lo permite, podrán ver sobrevolar muchos perapentistas que salen desde Avià. Si tienen tiempo, es una experiencia muy recomendable (93 823 10 40 y 667 76 64 01).
A estas horas ya tenemos habre y para comer, la mejor parada cerca de la zona es a los pies del pantano de la Baells, también en Berguedà. Allí, incluso, nos apetece darnos el primer baño de la temporada justo para coger energías frescas y seguir la ruta hacia la Garrotxa.
 

TIERRA DE VOLCANES

Vamos a San Juan de las Abadesas, el Ripollès, a merendar. Prevemos donde dormiremos y decidimos que será en la capital de La Garrotxa, en Olot, cerca del Restaurante "La Deu" donde hacen unas patatas autóctonas extraordinarias. A la mañana hacemos excursión a la Fageda d'en Jordà y subimos a tomar el aperitivo al Cráter del Montsacopa. Lugares, por cierto, sumamente divertidos para ir en familia.
Una vez hecha esta ruta, los niños nos piden una tregua y subimos hacia Besalú para comer. El problema es de masificación de turistas, el parking está lleno y nos cuesta mucho encontrar una plaza de parking en condiciones, está claro, estamos en plena Semana Santa pospandemia y la gente se muere por salir de casa. Cruzamos el puente románico que tiene ocho arcos y que da acceso fortificado al pueblo, compramos productos artesanales y nos vamos a comer camino al Empordà.
No se vayan de Besalú sin hacerse la foto con la perspectiva del puente trasero. ¡Vale la pena! Como también lo vale, parar en Castelló d'Empúries a visitar la Catedral y los canales de Empuriabrava. Lo llaman la Venecia catalana y es muy oportuno tomar un barkito eléctrico para vivir una experiencia acuática y ver las casas desde el agua. La mayoría no tienen nada que ver con la fachada discreta que da a la calle.
 

CADAQUÉS Y LA MÁGICA LUZ DEL FAR

Subimos por la carretera de Roses y tomamos el camino dirección Cadaqués. Sabemos que hay zona de campistas, pero nos imaginamos que estará llena. Efectivamente. Entonces buscamos un plan B aunque a las 6 de la mañana tendremos que abandonarlo. Merece la pena. Aparcamos en Portlligat y nos bañamos en la playa de S'Alqueria. Al día siguiente disfrutamos de una de las mejores vistas del viaje: la salida del sol desde el Faro del Cabo de Creus. Es el primer rayo de sol que se ve en la Península Ibérica y os podemos asegurar que la energía que se respira no se puede explicar con palabras. Solo os diremos que hay magia, que ver nacer la luz en el horizonte de nuestro querido Mediterráneo, lo llena todo de sentido. Es como haberse renovado, como si los sentimientos negativos se quedaran allí para siempre y la vida tomara más fuerza. Todo se ve más luminoso.

Dicho esto, recordaros que estamos en medio de una Reserva Natural y, por tanto, no se puede pernoctar con la autocaravana. Hace falta, si no desea pagar una multa importante, que la deje la autocaravana aparcada en la zona habilitada a unos 2 km de distancia, aproximadamente. En caso de duda, es aconsejable escribir un mail a policialocal@cadaques.cat

Una de las vistas también maravillosas de la fuerza de la naturaleza, es la que nos ofrece el Castillo de Verdera. No les de pereza subir montaña arriba para que las vistas que merecen bastante la pena y más de una parada para, simplemente, para pensar.
Desde arriba se puede contemplar Port de la Selva, Selva de Mar y Llançà y si el día es limpio y claro se puede intuir el Golfo de León. En estos lugares tan paradisíacos es donde nace la fuerza de la tanto añorada tramontana, la que todo lo limpia, la que se lleva la contaminación ambiental y mental de los que tenemos la suerte de ser empurdaneses o vivir en la zona.

La comida la hacemos en Castellfollit de la Roca. Antes de llegar hay un descampado, como si fuera una falda del pueblo, desde donde podemos contemplar el capricho de las casetas que cuelgan de las rocas. ¡Parece imposible su resistencia viéndolas tan fácilmente vulnerables!

Después de un rato de relax y de un paseo junto al río, nos espera La Molina y los restos de nieve de este invierno confinado tan atípico. La aventura en el parque es una buena propuesta para grandes y pequeños, sobre todo, porque se pueden tirar por una tirolina, cruzar puentes tibetanos y puentes colgantes.

La noche la pasamos en uno de los pueblos más bonitos de La Cerdanya: Prullans! No tendrá problemas para aparcar la autocaravana, tratad de encontrar un campo balcón cerca del Hotel Monte. Las vistas son enriquecedoras para el alma.

Ya de vuelta hacia Terrassa, hay que hacer parada en Arsèguel, un pueblo típico para los encuentros de acordeonistas. Se celebra El Encuentro de Acordeonistas del Pirineo desde el año 1976. Vale la pena parar y hablar con los vecinos para entender que los autocaravanistas estamos bienvenidos si respetamos las normas de convivencia. Un requisito que, al menos en nuestra familia, intrínsecamente ligado al mundo del caravaning.


Gracias Autosuministres Motor para tanta aventura. ¡Repetiremos!