Proyecto #ICELAND

De Baviera a Islandia en autocaravana

Y se hizo la luz

‘Road trip’ desde la Baviera profunda hasta Islandia y sus auroras boreales.

Autor: Johannes Hinterseer (@trihannes)

Islandia

Hymer Clase B ModernConfort T 580

Desde los majestuosos fiordos occidentales hasta la agreste meseta, Islandia es sinónimo de horizontes abiertos y aventuras sin límites. Teniendo esto presente, Hannes y Maria escogieron para su expedición al “fin del mundo” un vehículo muy sólido y fiable, el HYMER Clase B ModernComfort T 580.

Volcanes, fiordos, glaciares… fenómenos de la naturaleza por todas partes, hasta donde alcanza la vista.

Quien quiera llegar a Islandia desde la Europa continental tiene una sola opción: coger el ferry en Hirsthals. Para nuestros aventureros, esto significa alejarse del campo bávaro, llenar de provisiones el frigorífico de 142 litros y partir en dirección a Dinamarca. Lo primero que hacen es poner a prueba el motor en las autopistas alemanas. Conclusión: casi tan deportivo como el triatleta que lo conduce.

Cuando dejan atrás las islas Feroe sienten por primera vez el espíritu del norte: nítido, frío, auténtico. Tras tres días de travesía avistan Islandia. Aunque en realidad a duras penas ven nada, porque Islandia les da un recibimiento típico con lluvia intensa y ráfagas huracanadas. Razón de más para empezar pausadamente su primer día en el norte. Nada mejor que acurrucarse en el sofá con una taza de té calentito entre las manos y dedicarse a disfrutan de la confortable sala de estar. Luz ambiente en vez de aurora boreal. Para empezar, no está nada mal.

En realidad tenían previsto recorrer un buen trecho los próximos días, pero ni por la carretera principal se avanza a ritmo normal. Sobre todo, porque necesitan tiempo para admirar las maravillas que jalonan la ruta: paisajes fascinantes, una luz increíble, manadas de renos en plena calzada, playas de arena negra, olas gigantescas, llanuras infinitas y solitarias. Con estas vistas, el gran televisor de pantalla plana pierde claramente la partida contra la ventana panorámica.